En la primera vejentud

Estoy (y me siento) en la primera vejentud. Ni viejo ni anciano, sino entrando en un estado de madurez que no es ni vejez ni ancianidad, sino vejentud, a medio camino entre la juventud y ese otro lugar del tiempo de vida que algunos llaman, muy a la ligera (pienso yo), tercera edad

Lea el artículo completo pinchando aquí.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *