Los nervios

No estoy ni vivo en la calle, pero voy a ella todo los días. Y escucho. Pongo atención a lo que habla la gente, a sus preocupaciones, a las alteraciones de su voz, a su ansiedad. Ayer fue un día muy malo, porque la sociedad en la que vivo se ha amedrentado hasta comenzar a temblar. Los bancos, los mercados, el desempleo, la vida: todo provoca ahora un nerviosismo que parece no poder soportarse, aunque llega la noche y, también parece, que todo se calma. Vivimos sometidos al Apocalipsis económico cotidiano. Todo el día nos bombardean con advertencias hasta que consiguen asustarnos y casi nos metemos bajo la cama para no escuchar más las trompetas de Casandra que avisan de la debacle. Oído en una taberna en Madrid: ¿Y aquí con todo lo que estaba pasando no va nadie a la cárcel, no hay una político ejemplificadora? Oído en una terraza del centro de Madrid, ayer tarde, en una tertulia de escritores en las que participaba: Nos han robado el dinero y encima las pagan a los directivos un finiquito de millones de euros. Es lo nunca visto, los presagios del fin del mundo.
El calendario de los mayas deja lugar a las dudas, puede que ese año, al final del tiempo, llegue también el fin del mundo. Que todo lo que sucede es prueba de que se acerca el final, ya se esta pareciendo a las profecías de San Juan en Patmos, y casi por esto mismo se desencadenaron dos guerras mundiales en las que la pobreza y la riqueza se partieron la vida para ver quien era mas tozudo. No sabemos si habrá vuelta de tuerca. Y que volveremos a empezar de nuevo con unas nuevas ideas, con una moral más fuerte y con una ley que de verdad sea igual para todos. La gente que habla al aire libre se sabe por primera vez a la intemperie y eso los hace creer que están más libres para decir lo que sienten. Y tal vez tengan razón: la conciencia de cada uno debe dictar las conductas personales, pero los ejemplos que estamos viendo e las clases dirigentes sonroja al mas cínico y a que más aguante.

Tampoco nadie sabe lo que va a pasar mañana, todo es incógnita de repente, este juego de macabro dominó económico y moral es verdad que amenaza todos los días con destruir el mundo que creíamos haber construido y que iba camino de las mil maravillas.

zp8497586rq
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Los nervios

  1. indignado dijo:

    No solamente habría que cortar de raiz los sueldos y indeminaciones de los directivos, politicos, banqueros, telefonicos, repsoles,futboleros y demas cuadrilla.. acabo de leer que Sotheby’s ha vendido este miércoles en París el cuadro ‘Dora Maar’ de Picasso por más de 6.3 millones de euros… los indignados recoger firmas yprponer que se sepa el nombredel comprador porque eso es un delito de lesa humanidad en la situacion que estan pasando muchas familias. y si tuene tanto dinero, que haga escuelas y hospitales.

Los comentarios están cerrados.