En la isla de Taboga

Una noche, en su casa de París, Paul Gauguin dormía como si fuera un bendito. Un ruido lo despertó de repente. Abrió los ojos y vio, frente a él, muy cerca, el rostro de Van Gogh. Lo miraba con fijeza y tenía una navaja en la mano.

Lea el artículo completo pinchando aquí.

jfdghjhthit45
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.