La moda nazi

Los medios informativos nos sirven una noticia no tan sorprendente: el auge de la moda nazi. tras el gusto por lo macabro y lo gótico profundo, surge el “glamour” horroroso de la moda nazi. Si las palabras son importantes, mucho más importantes son los símbolos. Se empieza por una chaquetilla, seguimos con unas botas negras de caña alta y muy bien limpias, terminamos por ponernos un pantalón militar y una gorra belicosa. Luego viene el himno, después las órdenes, finalmente los desfiles marciales y los cánticos patrióticos y de victoria. Se comienza encima de una pasarela de moda y se termina en la construcción de campos de concentración para matar el enemigo diabólico. Una vez fue el judío, el comunista o el demócrata. El nazi odia la libertad, el respeto por las personas y las leyes, impone las suyas y, naturalmente, su moda: su forma de vestir y estar; su manera de mandar totalitaria, sus ínfulas de ser superior.
Nos dicen ahora que llega, creciente y triunfante a las pasarelas y a las tiendas del lujo, la moda nazi: la bazofia de una uniformidad que va más allá de la moda y de la ropa, que es todo un síntoma de ciertos tiempos pasados que parece que pueden volver a suceder. ¿Estamos, y eso es lo que vengo en sugerir, ante un nuevo despertar de la bestia nazi?. El interés renovado por Hitler, desde quienes -con razón- lo desnitrifican hasta quienes, por el contrario, lo que pretenden en exaltarlo hasta llevarlo de nuevo a los altares de la política, es otro síntoma. En Alemania prohibidos los símbolos nazis y, personalmente, siempre he visto en el uso civil de cualquier prenda de la vestimenta militar un subconsciente peligroso que va llamando poco a poco a repetir los errores del siglo pasado.
No hay que tener miedo por anticipado ni crear alarmas superfluas que no se sabe hacia qué parte conducen. Pero la frivolidad de los mercados de la moda clama al cielo y puede ser un hueco de irracionalidad por la que crecería de forma pasional la ancestral bestia del nazismo, esa especie de monstruo que nos ha costado tanto tiempo reprimir y condenar en el más absoluto de los calabozos.

Resulta que volver al pasado es más fácil de lo que nosotros mismos nos creíamos. Ciertas nostalgias no traen buenas consecuencias. Hay que mantener la razón despierta y la mirada firme: cuando llegue el monstruo, si se atreve a volver, que vea que estamos preparados.

jfdghjhthit45
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La moda nazi

  1. I¡¦ll immediately grab your rss as I can’t to find your email subscription link or newsletter service. Do you’ve any? Kindly allow me recognize so that I could subscribe. Thanks.

Los comentarios están cerrados.