Una heroína civil

Las buenas gentes de izquierdas que todavía mantengan una esperanza en el castrismo no quieren saber que es una dictadura terrible. He dejado pasar algunos días para hablarles de mi encuentro público, en la Casa de América de Madrid, con Yoani Sánchez, la bloguera de la libertad en una tierra en donde esa libertad brilla por su ausencia.
Seguro que no a todos mis amigos y amigas de izquierdas les gustará este elogio que hago hoy a una mujer valiente, un ser humano ético y estético, una ciudadana integral sobre la que la propaganda del régimen castrista vierte, día tras día, todo tipo de calumnias. Lo han hecho con todos los que nos hemos sublevado contra esa dictadura que desprestigió para siempre el nombre y el concepto de “revolución”. Retaría a muchos de esos amigos que desprecian la libertad de los demás cuando ellos tienen todos los días la suya a hablar un cuarto de hora con Yoani Sánchez. No lo soportarían y los cuatro palos del sombrajo de esa esperanza nula que todavía mantienen en el castrismo se les vendría abajo. El castrismo no es más que una dictadura castiza y dura que se ha vestido de izquierdista para pasar a la historia en la categoría moral de los mejores. No es así. La conozco, he vivido en el vientre de ese monstruo durante algunos meses y sé de lo que es capaz. Por sobrevivir en la inmoralidad total, son capaces de cometer todo tipo de canalladas: la patria lo exige. Pero hay gente, gente como Yoani Sánchez, héroes civiles que no dan su brazo a torcer, y nos recuerdan a todos lo privilegiados que somos viviendo en la libertad que le negamos a los demás. Me refiero a las libertades individuales, de las que son tan enemigos los totalitarios de todo género. Y también los castristas. Yoani Sánchez es por eso una gran esperanza viva: la esperanza de la libertad para Cuba; para la Cuba de fuera y para la Cuba de dentro. ¿Veremos alguna vez esa situación, veremos alguna vez la libertad para todos en Cuba?

Todo depende de Cuba, de la gente como Yoani Sánchez, que escriben todos los días sobre los sucesos cubanos corriendo el riesgo terrible de la muerte o en al encarcelamiento. O los actos de repudio que ya deben estar preparando para Yoani Sánchez, a su regreso a La Habana, aunque goce hoy de una visibilidad internacional que no tuvo antes de su vieja temporal a la libertad.

jfdghjhthit45
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.